En Burkina Faso, las mujeres confeccionan los tejidos tradicionales del país.

A la sombra de un árbol hilvanan cada uno de los hilos con telares antiguos. Trabajan en  grupo para poder producir más y venderlo en la ciudad. Las mujeres me permitieron fotografiarles, orgullosas de que su trabajo sea reconocido. Un trabajo manual, creativo y que requiere una concentración especial para que cada hilo quede en su sitio.

Mientras hacía las fotos, hablaban entre ellas, se reían y comentaban su día a día. Compartían en voz alta ese momento del día que hasta ahora nadie había fotografiado.